Déficit ambiental: ¿Qué estamos haciendo mal?

El 2 de agosto de 2017 se dio a conocer que oficialmente la humanidad había terminado con todos los recursos naturales que el planeta tenía destinados para ese año. Es decir, se empezó a vivir en una deuda ecológica.

Desde entonces no hemos podido equilibrar la sobreexplotación de recursos y actualmente vivimos bajo la amenaza de no poder recuperarnos del daño que originamos al planeta.

Por ello, lamentablemente, cada 2 de agosto se conmemora el Día del Déficit Ambiental, pero la pregunta del millón es:

¿Qué estamos haciendo mal?

Podríamos mencionar una interminable lista de cosas que no estamos haciendo bien y que dañan en demasía los ecosistemas, pero enfoquémonos en las cuatro principales que han acabado con un alto porcentaje de nuestros recursos.

1) Deforestación

1-1

Conocemos la deforestación como la eliminación de bosques o zonas de árboles, principalmente por la actividad humana, convirtiendo estos lugares en sitios que ya no son para uso forestal.

Los bosques brindan de los más grandes beneficios a nuestro planeta, fortaleciendo los medios de vida.

Los árboles suministran al mundo aire puro, proveen de agua limpia, conservan más de tres cuartas partes de la biodiversidad terrestre.

También responden al cambio climático protegiendo los suelos y el agua. Además, son una fuente importante de alimentos, medicinas e incluso combustible de millones de personas.

A través de los recursos que se extraen de ellos, se han convertido en una fuente de desarrollo económico y, es precisamente, este hecho lo que ha provocado la deforestación en todo el mundo.

La deforestación es una de las problemáticas más graves en la actualidad. En los últimos dos años se han perdido más de 27 millones de hectáreas a nivel mundial. En 2018 se perdieron 12 millones de la cobertura forestal global de los cuales cerca del 3% fue en Latinoamérica.

2) Caza furtiva

2

La caza es una de las actividades primitivas del ser humano, a través de ella, los primeros pobladores del mundo obtenían los alimentos. Sin embargo, pasó de ser una fuente de alimentos a un acto que pusiera en peligro a cientos de especies.

La caza es legal, para algunas especies y bajo regulaciones llamadas vedas, en las que no está permitido cazar en temporadas de reproducción. Cuando esto no se dá es a lo que llamamos “caza furtiva o ilegal”

La caza furtiva ha alcanzado niveles insostenibles que ponen en peligro no solo a las especies sino al mundo entero, ya que alteran los ecosistemas. La sobre explotación de las especies acelera el empobrecimiento y deterioro del planeta.

La venta de especies en peligro de extinción a través del mercado negro, ocupa el tercer lugar a nivel mundial de crimen organizado. Los ejemplares o derivados, los pagan en cantidades inimaginables de dinero, razón por la que esta actividad no se termina.

México es un país rico en biodiversidad; sin embargo, no está exento de esta actividad ilícita, especies emblemáticas como el jaguar corren el riesgo de desaparecer.

Hay que destacar que este tipo de saqueo y persecución de ejemplares no sucede exclusivamente en animales, sino también en plantas como el mangle.

De acuerdo con National Geographic, la extinción de las especies a consecuencia de la caza furtiva se ha acelerado mil veces más que las tasas de referencia. Por lo que si no se frena esta actividad cuanto antes, la cuenta regresiva está cada vez más cerca.

3) Pesca ilegal

3


Aunque la caza aplica tanto para animales terrestres como marinos, tenemos que hacer una distinción, ya que es mucho más común catalogar esta actividad como pesca ilegal para hacer referencia al saqueo de las especies de aguas dulces y saladas.

En México, lamentablemente, ésta es una actividad común debido a las gran diversidad de territorios acuáticos con los que cuenta el país y que son sobreexplotados en cantidades aterradoras.

Al menos, 20% de las especies marinas son sobreexplotadas a través de la pesca ilegal; mientras un pescador que se rige bajo el marco de la ley pesca captura de 5 a 6 kilos en una jornada, un pescador furtivo duplica o triplica los kilos al salir de pesca durante la noche.

Especies como el pulpo maya y los tiburones son las más explotadas en México; los pescadores ilegales capturan cientos de toneladas ilícitas al año que exportan a diferentes partes del mundo.

Lo realizan principalmente durante las temporadas de veda, por lo que cuando inicia la de captura legal de pulpo, la densidad es mucho menor y el tamaño de los octópodos es sumamente pequeño.

Sin embargo, México no es el único lugar del mundo donde predomina esta actividad, ya que el panorama de pesca ilegal es global.

4) Contaminación

El último punto en el que como sociedad estamos haciendo las cosas mal, es en lo que respecta a la contaminación.

Cada vez es más evidente los daños medioambientales causados por los altos índices de contaminación bajo los que vivimos.

Contaminación de mares

4

Actualmente estamos en números rojos en cuanto a la contaminación de aguas saladas y dulces. Este daño es causado principalmente por plástico, aguas negras y vertederos de sustancias tóxicas como petróleo o ácido sulfúrico.

Los índices de contaminación en los océanos y aguas dulces son cada vez más altos, tanto que fenómenos como el sargazo en costas mexicanas son un reflejo del daño que hemos ocasionado al planeta.

Si no frenamos estas acciones, en menos de lo que podríamos imaginar acabaremos con el ecosistema marino y el siguiente paso será la devastación del planeta.

Contaminación de la tierra

5-1

El principal enemigo de la Tierra también es el plástico, pues muchos microplásticos terminan por dañar el suelo y subsuelo ocasionando una alteración de los mismos.

Así como existen toneladas de plásticos y basura flotando en la inmensidad de los mares, las mismas cantidades se encuentran distribuidas por diversos puntos de la Tierra, afectando incluso las cadenas alimenticias y el hábitat natural de las especies.

Además, mucha de la basura que se encuentra alrededor de la tierra ha provocado incendios devastadores por tratarse de materiales altamente flamables, acabando con miles de hectáreas alrededor del mundo.

Acciones tan sencillas como evitar tirar basura en las calles, bosques, o cualquier otro espacio que no sea destinado como depósito, pueden hacer la diferencia hacia un camino de preservación.

Contaminación del aire

6-1

Ésta es propiciada principalmente por el uso de transporte obsoleto, la sobrepoblación de autos y las industrias, que son las principales productoras de gases de efecto invernadero, datos proporcionados por con Word Blank indican que el 82% de la energía que se produce en el mundo proviene de fósiles.

De acuerdo con The Guardian, únicamente 100 empresas a nivel mundial son responsables del 71% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero que se lanzan al planeta.

El informe señala que este conjunto de empresas pueden ser la clave del cambio sistémico en las emisiones de carbono y se traduce en una de las esperanzas de lucha contra el cambio climático.

De acuerdo con lo detallado en el documento, la escala de emisiones históricas de estas 100 empresas pudieron contribuir significativamente al cambio climático que vivimos actualmente, por lo que si estas emisiones continúan, en los próximos 28 años las temperaturas promedio incrementarán 4ºC para fines del siglo.

Según información de UN Habitat, pese a que las ciudades solo ocupan una tercera parte del total de tierras que existen en el planeta, éstas emiten más de la mitad de CO2 en el mundo, siendo China, Estados Unidos y la Unión Europea quienes encabezan la lista.

Las quemas agropecuarias, de basura, o particulares también incrementan la contaminación en el aire fomentando la mala calidad del mismo.

Estos factores son nocivos no solo para el planeta sino para los seres humanos ya que pueden ocasionar enfermedades respiratorias, cardiovasculares y cáncer.

Planes de emergencia para el planeta

Ante todo lo que estamos haciendo mal, aún tenemos tiempo para enderezar las cosas y empezar a pensar por el planeta para frenar el déficit ambiental. Por ello, te presentamos las acciones emergentes que debemos tomar como sociedad.

  • Detener la deforestación para mantener los árboles y bosques.
  • Promover la reforestación de plantas nativas de cada entorno y especies en peligro de extinción.
  • Crear reservas naturales terrestres.
  • Invertir en la detección de cazadores y pescadores furtivos.
  • Legislar para agravar esta clase de delitos.
  • Evitar la compra de especies en peligro de extinción.
  • Reducir los índices de basura inorgánica.
  • Equilibrar la alimentación hacia una dieta orientada en vegetales.
  • Educar a las nuevas generaciones en la preservación y respeto a los ecosistemas.
  • Invertir en el saneamiento y la restauración de los recursos naturales.
  • Optar por el uso de las energías renovables para disminuir los gases de efecto invernadero.

Es momento de tomar acción y empezar a encaminar los esfuerzos hacia la preservación y no hacia la destrucción.

Webinar beneficios ecológicos y económicos de los paneles solares