Recibo de luz: ¿cómo pagar menos sin modificar tu estilo de vida?

Bajar lo que pagamos en el recibo de luz es una de las preocupaciones que compartimos todos los mexicanos.

Podríamos ganar un millón de pesos y aún así, la tarifa del recibo de luz seguirá pareciéndonos escandalosamente cara y sin manera de reducirla.

Error. Claro que existen formas de reducir la tarifa del recibo de luz y no, no se trata de que modifiques tu estilo de vida al punto que no la reconozcas.

En este artículo te mostraremos cómo leer con facilidad tu recibo de luz y de qué modo ajustar tus hábitos en casa para reducir el consumo.

Guía para ahorrar energía en casa

Cómo leer correctamente el recibo de luz

Partamos de que el conocimiento es poder y absolutamente todos debemos saber cómo leer el recibo de luz de manera correcta.

Si sabes cómo interpretar tu recibo de luz, podrás detectar de un solo vistazo cualquier variante en tu tarifa y la razón por la que ocurrió.

De esa manera, podrás tomar cartas en el asunto y hacer los pequeños ajustes en tus hábitos de consumo.

Información básica

Datos del servicio

art-02-Como-leer-correctamente-el-recibo-de-luz

En el apartado de información básica o encabezado, además de ver tu nombre, domicilio, total a pagar del período facturado, la fecha límite de pago y el corte, encontrarás un dato muy importante: el número de servicio.

Los dígitos del número de servicio son tu identificación en el sistema de la CFE, el cual también sirve para realizar trámites ante la Comisión Federal de Electricidad.

Cómo se calcula tu consumo bimestral

art-03-Como-leer-correctamente-el-recibo-de-luz-03

Aquí se explica cómo se aplican las tarifas que fija la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al consumo de energía, divididos en cuenta, uso y tarifa.

Cuenta es el número de servicio ante la CFE que ya mencionamos. En uso se estipula el tipo de servicio con el que cuentas; solo existen dos tipos: el doméstico y el de negocio.

En tarifa identificarás cuál es la que se te está aplicando al momento de calcular tu consumo de energía.

Existen distintos tipos de tarifa dependiendo de las diferentes zonas del país, estas definen el subsidio con el que cuentan las distintas regiones.

Cómo se mide el consumo

art-04-Como-leer-correctamente-el-recibo-de-luz

En esta sección de tu recibo de luz encontrarás datos importantes como:

Número de medidor: se trata del código compuesto por números y letras que se utiliza para identificar el medidor instalado en tu domicilio.

Lectura anterior: indica el número de kilowatts por hora (kWh) que se registra en tu medidor al final del bimestre anterior.

Lectura actual: señala la cantidad de kWh que se registran en tu medidor en la lectura del bimestre actual.

Multiplicador: es la suma numérico que se usa para sacar el valor real de la lecturas del equipo de medición de la CFE. Se obtiene multiplicándolo por la diferencia de lecturas en el equipo de medición.

Consumo kWh: es la diferencia entre la lectura anterior y la lectura actual, que señala el número de kWh que consumiste durante el último bimestre.

Subsidio / apoyo gubernamental

Se trata del subsidio, es decir, el apoyo económico por parte del gobierno para el pago de la energía eléctrica.

El subsidio que recibas en tu tarifa está sujeto a la zona a la que pertenezcas, así como el consumo que tengas durante el período en el que se lleve a cabo la medición.

En tu recibo de luz se divide en costo de producción y aportación gubernamental.

La primera indica el costo o cantidad real de la energía que consumiste en el bimestre actual; la segunda es la diferencia entre el costo real y el total a pagar. A esta cantidad se le denomina subsidio.

Datos de consumo diario

Indica la fecha en la que se hace la medición de tu consumo así como los datos de tu consumo diario.

Incluye el periodo de consumo, que comprende desde la fecha inicial y final del consumo de energía registrado en la medición, así como el número de días con base en los que se te cobra el servicio.

Encontrarás dos promedios: el diario en kWh (kilowatts por hora) que indica el consumo de los mismos durante el último bimestre y el promedio en pesos de los kWh que se utilizaron cada día durante el último bimestre.

Facturación de tu recibo de luz

art-05-Como-leer-correctamente-el-recibo-de-luz

Aquí se explican los conceptos con los que se elabora el importe total de la factura, incluyendo el desglose en kWh y su precio.

Concepto: es la descripción del tipo de cargo; las opciones que la CFE maneja son: básico, intermedio y excedente.

Básico: los primeros kilowatts que consumes tienen el precio más bajo y pueden variar dependiendo de la tarifa asignada a la región y el consumo de energía realizado.

Intermedio: cuando rebasas el límite de consumo básico, el precio de los kilowatts utilizados aumentará, ya que mientras más consumes, más bajo es el subsidio que recibes.

Excedente: si el consumo de energía rebasa el nivel intermedio, se llega a este escalón y el precio de estos kilowatts extra es bastante alto.

Todos los kilowatts que consumas a partir de este nivel, se te cobrarán con tarifa DAC y no disminuirán hasta el siguiente corte de tu recibo, es decir, en un año.

Cuando entras en este tipo de consumo y sobrepasas el promedio de kWh en tu región en cada periodo durante el último año, se aplica una tarifa de alto consumo (Tarifa DAC) en la que ya no se aplican subsidios.

kWh: son los kilowatts por hora que se consumen en el servicio.

Precio: es el costo en el que se paga el kWh de acuerdo con el tipo de cargo.

Subtotal: aquí puedes hallar el desglose de los cargos.

Importe de la facturación

art-06-Como-leer-correctamente-el-recibo-de-luz

Señala los importes a facturar durante el periodo actual y los movimientos que se realizaron en tu factura anterior.

Incluye los rubros de energía (que indica el precio de la energía consumida durante el período facturado), IVA, factura del periodo, adeudo anterior, tu pago anterior y el total del adeudo del periodo actual.

Información es poder

Una vez que tengas identificados cada uno de estos rubros, serás capaz de reconocer las fluctuaciones que ocurran en tu consumo en cada bimestre.

Esto es de gran importancia porque ayudará a tomar conciencia de tus hábitos de consumo y que las variaciones en tu tarifa no ocurren de la nada.

Por ejemplo, compara tu recibo de luz del bimestre noviembre-enero, con el de enero- marzo.

Si acostumbras a tirar la casa por la ventana con luces navideñas y arbolitos, tu consumo de energía será mayor, por lo tanto, el pago del adeudo.

Al siguiente bimestre, cuando ya haya pasado la temporada y no estés utilizando dichos adornos, verás como disminuye.

Calcula todo lo que podrías ahorrar con paneles solares

Pequeños cambios: grandes resultados

art-07-Pequenos-cambios-grandes-resultados

Una vez que estás consciente de cómo y por qué pagas cierta cantidad en tu recibo de luz, ahora serás capaz de implementar los cambios o ajustes necesarios para que tu tarifa se mantenga o reduzca, según tu interés.

Hablamos de tener conciencia del cómo utilizas la energía eléctrica en casa.

Eso no implica que cambies tu estilo de vida, es decir que forzosamente cambies aparatos eléctricos o disminuyas el tiempo de uso.

Se trata, de nuevo, que sepas cómo utilizarlos de manera más eficiente y que no permitas que gasten energía sin razón alguna.

A continuación, te presentamos 15 sencillos consejos para ahorrar energía eléctrica en casa

1. Saca el máximo provecho de la luz natural en casa: te recomendamos mantener persianas y cortinas abiertas siempre que sea posible.

2. Utiliza alfombras y/o tapetes en el piso del hogar, ya que funcionan como un aislante de energía, lo que te permite ahorrar hasta un 20%

3. Coloca focos ahorradores o lámparas LED; puedes obtener hasta un 80% de ahorro en energía.

4. Apaga las luces que no estés utilizando; puedes colocar luces de sensor en los lugares de casa más propensos a que se quede la luz encendida como los pasillos y baños.

5. Desconecta todos los aparatos eléctricos que no sean indispensables cuando salgas de viaje; ahorras energía ya que no estarán consumiendo en stand-by y reduces el peligro de accidentes causados por el sobrecalentamiento de los cables, como un posible incendio.

6. Lo anterior también aplica con los cables de uso indeterminado, como los cargadores de computadora y el celular.

7. El uso de la lavadora debe ser con carga completa sí o sí: ahorras en energía y en agua.

8. Descongela el congelador por lo menos una vez al mes o cuando veas que la escarcha acumulada sea visible, ya que eso hace que el consumo de energía aumente en un 20%

9. La temperatura que se recomienda cuando utilices el aire acondicionado es de un máximo de 20 grados: cada grado representa un consumo de energía extra del 7%

10. Apaga tu computadora de escritorio cuando termines de utilizarla; mantenerla en stand-by puede aumentar hasta en un 70% su consumo de energía diaria.

11. Asegúrate que la limpieza de los aparatos electrodomésticos, así como de los focos y lámparas, sea hecha de manera regular; en estos últimos el polvo bloquea la luz y un electrodoméstico mal cuidado es propenso a un mal funcionamiento y por lo tanto, más consumo de energía.

12. En la medida de lo posible, cambia los electrodomésticos y aparatos eléctricos que tengan más de diez años de uso: los actuales tienen una mejor eficiencia en el uso de energía.

13. Cambia de manera regular los filtros sucios de la aspiradora, además asegúrate de limpiar los depósitos de polvo y basura de la aspiradora para un mejor funcionamiento.

14. La puerta del refrigerador debe abrirse solo para sacar o colocar algún alimento, el cual jamás debe estar caliente, ya que el refrigerador consumirá más energía para tratar de enfriarlo.

15. Considera cambiar tu estufa por una de inducción, ya que consume menos energía que las vitrocerámicas.

Paneles solares: resultados tangibles

art-08-Paneles-solares-resultados-tangibles

Actualmente, los paneles solares son una de las mejores formas de ahorrar de manera considerable en tu recibo de luz.

Los paneles solares fotovoltaicos aprovechan la luz del sol para convertirla en energía solar, que a su vez se transforma en electricidad.

Otra gran ventaja de los paneles solares, es que generan energía por más de 30 años y en promedio, recuperas la inversión hecha en 3 años.

Por supuesto, al utilizar energía solar, reduces de manera drástica tu tarifa en el recibo de luz, hablamos de hasta un 98%.

Con los paneles solares fotovoltaicos como los que ofrece Enlight, podrás reducir el costo de tu recibo de luz sin cambiar un ápice de tu estilo de vida.

Reduce tu tarifa de luz hasta un 98%